Masas

Quiche de berenjena y calabacín a la sidra

Vamos a preparar una quiche 100% vegetal, sin huevos, sin mantequillas, sin natas, sin quesos, sin hormonas, sin grasas saturadas, sin dolor ni sufrimiento…  ni siquiera utilizaremos margarinas, ni productos derivados de la soja…

Todos ingredientes naturales y ¡accesibles!!!

Así que, seguidme que os cuento…

Ingredientes para la masa:

  • Aprox. 200 gramos de harina blanca (1 taza y 1/2)
  • Aprox. 150 gramos de harina integral de centeno (1 taza)
  • Aprox. 1 taza de agua
  • 1/2 taza de aceite de oliva vírgen
  • 1 cucharadita de sal marina integral
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • 2 cucharaditas de anisetes (anís verde)

En un “bowl” mezclamos primero los ingredientes secos, es decir, las harinas, la sal, el pimentón y los anisetes. Una vez que estén bien mezclados, echamos el aceite de oliva y removemos todo bien con una cuchara. Cuando el aceite esté integrado, vamos añadiendo el agua poco a poco, según nos pida la masa, mientras no paramos de remover. Tendremos que añadir aproximadamente una taza o vaso de agua, y seguimos removiendo y mezclando hasta que se vaya formando una masa homogénea, manejable y elástica.

Entonces la sacamos del “bowl”, espolvoreamos un poco de harina por nuestra superficie de trabajo, y a trabajar la masa un ratito…

La vais apretando con las dos manos con fuerza contra la superficie, volteáis, volvéis a apretar, la tiráis (con cariño) contra la superficie harinada, la cogéis con las dos manos y le dais unos golpecitos, volvéis a tirarla y seguís amasando…

Así hasta que sea una masa perfecta, elástica y que no se os pegue en los dedos…

Finalmente hacéis una bola con la masa y la dejáis en el “bowl”, tapada con un paño, para que repose al menos media hora. Lo ideal para que coja más consistencia, sería hacer la masa de un día para otro, es decir, la hacéis hoy por la tarde, por ejemplo, la metéis en la nevera cubierta con un film y mañana os ponéis con la quiche.

Y ahora vamos a por nuestra quiche…

Ingredientes para la quiche:

  • 2 Berenjenas
  • 1 calabacín grande
  • 5 piezas de tomate seco
  • 3 tomates frescos
  • 3 cucharadas de harina de garbanzo
  • 2 vasos de sidra
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 chorrito de aceite de oliva vírgen
  • Sal marina integral al gusto
  • Pimienta negra al gusto
  • 1 cucharadita de semillas de sésamo negro, chia o amapola

Lo primero, primerísimo, peláis las berenjenas, las cortáis en rodajas, y las dejáis en agua con sal toda la noche, por ejemplo hoy mismo, después de dejar vuestra masa preparada, también os debéis acordar de dejar las berenjenas a remojo con sal. Así conseguiremos que la berenjena después no tenga un sabor tan fuerte y picante, y también que no absorba demasiado aceite en la sartén.

Al día siguiente (mañana), escurrís las berenjenas, desechando el agua de remojo y cortáis las rodajas en tiras no demasiado finas.

En un vaso o cuenco, ponemos nuestras piezas de tomate seco a hidratar durante unos minutos.

Mientras tanto nos vamos a la sartén, con un chorrito de aceite de oliva a fuego medio-alto, ponemos nuestras tiras de berenjenas y las hacemos tipo parrilla, en 10 minutos máximo las tendremos en su punto.

Retiramos las tiras de berenjena, reservamos en un plato y en la misma sartén, ponemos nuestro calabacín con su piel, también cortado en tiras y la misma operación, lo cocinamos tipo parrilla, que nos quede bien doradito.

Ahora retiramos el calabacín, lo reservamos en el mismo plato con la berenjena , dejamos que se enfríe un poco y repose.

Es el momento de volver a la masa, espolvoreamos un poco de harina de nuevo y a estirar con un rodillo.

Ponemos nuestra bola de masa, y vamos estirando, le damos la vuelta y volvemos a estirar, así hasta conseguir una masa fina, tipo “sábana”, procurando que no se nos rompa.

Es el momento de elegir nuestro molde, los ideales para tartas, pasteles, puddings y quiches son los desmontables, pues a la hora de desmoldar nos será mucho más útil y evitará roturas.

Cubrimos nuestro molde con la “sábana” de masa, procurando que se adapte naturalmente a su forma.

Ahora ya podemos empezar a rellenar la quiche con las tiras de berenjena y calabacín, y las piezas de tomate seco hidratado y cortadas en trocitos.

20150526_154847

Lavamos y cortamos los 3 tomates frescos y los pasamos por la batidora o trituradora, sin agua, aceite, sal, nada, simplemente el tomate triturado.

Nos vamos de nuevo a la sartén, en la misma en la que hemos cocinado la berenjena y el calabacín, echamos las tres cucharadas de harina de garbanzo (con un chorrito de aceite de oliva) y tostamos unos segundos la harina a fuego medio, añadimos el tomate triturado, bajamos el fuego y mezclamos bien, mientras se integra el tomate con la harina.

En este paso ya vamos añadiendo poco a poco los dos vasos de sidra, sin parar de remover para que no se formen grumos mientras se va haciendo nuestra bechamel ligera de garbanzo y tomate al toque de sidra.

20150526_155008

Añadimos sal, pimienta y una cucharadita de pimentón, seguimos moviendo e integrando bien todo…

Dejamos reposar unos minutos para que se enfrié y finalmente se lo añadimos como relleno a nuestra quiche.

20150526_155320

Mezclamos un poco los ingredientes de relleno con la bechamel ligera y para finalizar, le damos unos toques de color contraste con algunas semillas, yo he utilizado sésamo negro, pero también podéis poner semillas de chia o amapola.

20150526_155552

Ya está lista nuestra quiche para entrar ¡en el horno!!! Ahora serán unos 30 ó 35 minutos a 170º

Cuando estén los bordes doraditos y el relleno rojizo tostado ¡ya estará hecha!!!

20150526_163145

Sólo nos queda esperar a que se enfríe, desmoldar con cuidado y cortarnos un trozo para probar…

Os aseguro que ¡está buenísima!!! Nada que envidiar a cualquier otra quiche tradicional, notareis el calabacín y la berenjena, el sabor intenso del tomate seco, la suavidad e indescriptible jugosidad de la bechamel de garbanzo y tomate, más el gusto final mínimamente dulce e inconfundible de la sidra… ¡Mmmmhhh!!!!

Preparadla un día, ¡ya veréis qué éxito!!!

Si tenéis cualquier consulta o comentario, no dudéis en escribirme, siempre estaré encantada de ayudaros.

Un abrazo enorme y como siempre, suerte y ¡felicidad!!!

V&V

2 pensamientos en “Quiche de berenjena y calabacín a la sidra

  1. Hola Virginia, otra recetilla que me apunto para hacerla en breve, una pregunta: veo que usas la sal marina integral, ¿porque? pura curiosidad…¿que diferencia la integral de la de siempre? ¿tiene otro sabor o engorda menos?

    Saluditos, Mar.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Mar, recomiendo siempre la sal marina integral porque la sal refinada acidifica el organismo, mientras q la integral es un mineral necesario y beneficioso, sin pasarte con la cantidad claro. Recuerda siempre q te sea posible utilizar alimentos completos, es decir integrales: sal, azúcar, harinas, arroz, etc. La naturaleza en su infinita sabiduría nos ofrece en cada alimento una mezcla perfecta de nutrientes. Cuando los alimentos se procesan y refinan, pierden gran parte de sus nutrientes y se asimilan peor, dando lugar a alergias alimentarias, malas digestiones e insatisfacción continua. Cada una de las células de nuestro cuerpo tiene inteligencia propia, por lo q cuando ingerimos alimentos refinados, el cuerpo lo detecta de inmediato pidiéndonos el nutriente q le ha faltado tomar, por ello estos alimentos nos hacen tener más hambre y nos crean cierta adicción. Un abrazo y suerte con la receta!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s