Opinión y experiencias

Una maravillosa experiencia

Este mes de Junio hace ya un año que finalizamos el “Máster en nutrición y cocina vegetariana” en la Escuela de Ana Moreno.

Fue toda una experiencia, además tuvimos la gran suerte de ser la última promoción que pudo cursar el Máster anual en “La Fuente del Gato”, un lugar precioso lleno de calidez y luz, un hotel rural en Olmeda de las Fuentes, un pueblito muy cercano a Madrid, pero muy lejos de toda la locura, el ruido y la prisa de la ciudad.

Desde Octubre de 2013 y hasta Junio de 2014, asistimos a un fin de semana intensivo por mes, de clases teóricas de nutrición y prácticas de cocina.

Como casi todas las cosas extraordinarias que nos pasan en la vida, también llegué a este lugar por casualidad. Si habéis leído la primera entrada de este blog (“V&V”) o “Acerca de El Perro Gamberro”, ahí os relataba lo que considero “mi camino a la verdad”. Como fui recibiendo determinadas “llamadas de atención” y como las empecé a tomar en cuenta poco a poco, a lo largo de los años…

Justo después de regresar de aquel viaje que para mí fue tan determinante, llegué a la conclusión que necesitaba formarme en este campo, pues aunque llevaba ya muchos años de cocina vegetal a mis espaldas, era una cocina simple y sencilla, dedicada principalmente al ámbito doméstico. Y con unas bases nutricionales que se tambaleaban dado mi gran desconocimiento de la verdadera nutrición humana.

Un día cualquiera de finales del verano de 2013, me senté frente al ordenador e hice una búsqueda, el primer resultado que obtuve fue esta escuela y este curso…

En mi infinita ignorancia, jamás había oído hablar de Ana Moreno o de su escuela, tampoco había leído ninguno de sus libros, no estaba familiarizada con su filosofía o su trayectoria, y desconocía casi totalmente los alimentos vivos o la dieta crudivegana.

Sin embargo, por la información de su página y los comentarios de otros alumnos, me pareció muy interesante y me decidí inmediatamente por esta escuela.

Comenzamos en Octubre, y desde el primer día fue todo impactante y diferente, desde la misma presentación de profesores y alumnos ya se notaba un ambiente relajado y cálido. Una de las primeras cosas que nos dijo Ana y que nunca olvidaré fue que trabajásemos desde el amor y NO desde el miedo… Y creo que así lo hicimos todos, aceptamos, aprendimos, conversamos, reímos, jugamos, experimentamos, probamos, degustamos, masticamos, cocinamos, nos conocimos y también lloramos en la despedida… Hace ya un año, me parece increíble…

Cada mes, estábamos deseando que llegase el intensivo del fin de semana, y volver a vernos ¡era una fiesta!!!

Fuimos una gran familia armónica, donde sólo existía la aceptación y el cariño sincero, donde todos y cada uno teníamos nuestro papel y nuestro lugar, no surgieron subgrupos, no hubo notas discordantes, nunca una voz más alta que otra, sólo magia, la magia de encontrarnos y de ser piezas perfectas en nuestros caminos.

Aprendí muchísimo de Ana y de los profesores, todos ellos magníficos docentes, profesionales y personas.

Recuerdo con especial cariño y admiración a Gemma Romero, nuestra profesora de nutrición, quien hizo de sus clases teóricas que en principio pudieran sonar aburridas, verdaderas experiencias de conocimiento, explicando todo de una forma muy clara y sencilla, como sólo lo puede explicar quien verdaderamente lo comprende y lo ha integrado.

También a David Serrato, su trascendental experiencia y sus “charlas para el alma”, e Irene Bueno, con su cosmética natural “incendiaria”, sus “detox” y su particular y espiritual forma de entender la alimentación. Además nos demostró en repetidas ocasiones ser una chef extraordinaria.

Y por supuesto, nuestros simpáticos y atentos anfitriones, Luís y Sara, Sara y Luís, de “La Cocina de Luís y Sara” quienes actualmente regentan el hotel rural “La Fuente del Gato”.

Ellos fueron los encargados del taller de catering feliz, donde efectivamente fuimos muy felices haciendo unas prácticas divertidísimas.

Aprendí tanto de todos ellos, también me ayudó a aprender más sobre mi misma, pues no solo es un curso de nutrición y cocina, también es un curso profundamente espiritual, de crecimiento y de vida…

¿Y qué decir de mis queridos compañeros? También aprendí tanto de vosotros, todos me enseñasteis algo valioso.

María Victoria, con su natural quietud, educación y elegancia, quien me enseñó como se hacía un “pudding” de chía y esas deliciosas ensaladas con naranja, quien afirmaba inteligentemente que “nuestro voto es el consumo”. Una persona exquisita en todo su concepto.

Mary, la sabia Mary, la gran Mary, llegada desde Venezuela, una maestra, una mujer fuerte, cariñosa, tierna, poderosa, vital e innovadora, quien lo llenaba todo de su presencia y también de su ausencia, y ahora encabeza un proyecto interesantísimo llamado Espiritualidad Científica, no os lo debéis perder.

Carolina, una de las personas más íntegras, auténticas, coherentes y valientes que he conocido en mi vida, una madre natural y completa, una fuerza raíz que nace del mismo centro de la tierra. Carolina que decidió dejar Madrid, su negocio, su casa, su rutina, esa a la que tanto nos apegamos, para encontrarse con una educación en libertad para sus hijos, para disfrutar del mar, la calma y la verdad del sur. No todo ha sido un camino de rosas querida Carol, pero recuerda que la vida recompensa a los valientes.

Estelle, nuestra dulce, dulce francesita, siempre cortés y atenta con todos, tímidamente abierta, siempre alegre, contenta y vivaracha, tan sensible y tan frágil por momentos… Estelle, la artista; la fotógrafa, la jardinera, la pintora, la cocinera. Reciente, orgullosa y feliz mamá de la pequeña Lola, una niña preciosa, sana, fuerte y hermosa.

La pequeña Adriana, también Venezolana y también dulce, cariñosa y profundamente humana, un ejemplo de fuerza, superación y ganas, una llama de optimismo, la energía del alma. Adri que se ha trasladado a tierras Irlandesas y ha creado un blog: www.tengoesclerosismultiple.com para compartir y ayudar a todos los que esté en su mano…

Helga, la galleguiña de Mallorca, mi compañera más cercana, la madre niña, la niña madre, siempre dispuesta a echar una mano con todo, siempre feliz y dibujando corazones. Cuanto añoro nuestras largas charlas, a veces hasta la madrugada, tu percepción extraordinaria, tu “saber estar”, me comprendías con la mirada…

Esther, ávida de conocimientos, muy educada, mujer práctica, firme e independiente, gran profesional de la salud, increíble asesora nutricional, profundamente sabia, conocedora de todo lo que se le preguntaba. Un equilibrio perfecto de medicina para el cuerpo, la mente y el alma. También reciente y orgullosa mamá del pequeño Felipe, otro ejemplo de bebé perfectamente fuerte, hermoso y sano.

Rocío, mi compañera de “pupitre”, casi siempre nos sentábamos codo con codo, o nos tocaba en el mismo lado en las prácticas de cocina… directa, sencilla, simpática, inteligente, perceptiva, excelente compañera. Amaba tanto la avena como detestaba hacerse fotos, exactamente igual que yo.

Tais, tímida e inocente, de pocas pero profundas palabras, con su conmovedora historia de amor por los animales y su proyecto “El Colmado Ecológico” que cada día se hará más conocido e influyente, porque nace directamente desde vuestros corazones…  Tais, mil gracias, gracias por todos tus comentarios en este blog, por las “promos” que me haces, por poner en practica estas recetas, por haber conseguido tu primer pan de masa madre!!! Enhorabuena!!! Además tiene un aspecto increíble, y es la primera vez!!! Imagínate donde serás capaz de llegar!!!

Mónica, Moni!!! Mi querida Mónica, tú también me miras y me comprendes, me llega tu pensamiento, tu sentimiento y tu alma, Mónica, compartimos charlas, risas y la misma herida aún no cerrada… Qué felicidad cuando ella te vea tan transparente y tan clara, tan adulta, tan segura, singular, integra y cercana. Pura alegría de mirarte con esa nueva luz que llevas dentro, puro gozo al sentir al pequeño Nico y gratitud por haberte dado la vida que respiras y atrapas a cada instante… Mil gracias a ti también Mónica, por tus sugerencias, siempre son bienvenidas!! Mil gracias por probar las recetas! Gracias por estar ahí…

Luis, el hombre inquieto, siempre con su atractiva barba de tres días, una persona profunda e interesante, el gran viajero gastronómico de la lucha social, el vencedor de la mediocridad, el músico guerrero, el conversador incansable, el eterno romántico, ¡el asturiano de Lavapies!!! El cocinero “express” que nos enseñó como preparar comidas veganas y saludables en ¡5 minutos!!!

Y por último David, el más presente, el más fotografiado, el que siempre estaba dispuesto a participar en las clases, el alumno más activo, el más experimentado en “crudiveganismo”.

Gracias a todos, me habéis aportado tanto, sois cada uno de vosotros insustituibles, sois perfectos y ¡os quiero de corazón!

P1040179P1040181P1040186

Una experiencia maravillosa, de aprendizaje, conocimiento, esfuerzo y superación de barreras mentales para todos nosotros.

Mil gracias Ana Moreno por haber concebido esta escuela, por haber aportado tu energía creadora de vida, respeto, cambio y evolución…

Un abrazo enorme y mucha suerte a todos!

V&V

9 pensamientos en “Una maravillosa experiencia

  1. Pero Vir!!!! Que post más bonito!!! Mientras lo leía ha sido un viaje al año pasado que me ha emocionado! Cuanta razón en todo tienes, que maravilloso equipo formábamos, que profesionales más increíbles nos acompañaron, y Ana Moreno es la que tiene la culpa de todo esto tan bonito que vivimos y aprendimos!!!! Millones de besos!!!

    Me gusta

  2. Te sigo desde hace poquito y comparto todo lo que dices sobre Ana y su equipo, estoy siguiendo el Máster on line y es puro amor … y es que desde el amor todo fluye. Saludos

    Me gusta

  3. Gracias Virginia! Qué emoción leer tus palabras, siempre tan certeras y amables. Me encanta tu blog, y seguiré leyéndote. Faltó describirte a ti: Virginia: luchadora, enfocada, dispuesta a alcanzar lo que se propone, chef innata y excelente cocinera, que puede cambiar el mundo con cualquiera de tus recetas. Un abrazo enorme!!!

    Me gusta

  4. Pingback: Repollo macerado en salsa de ciruelas | El Perro Gamberro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s