Algas/Legumbres/snacks y picoteo

Morcilla vegetal en maki

Hoy os quiero enseñar otro plato riquísimo y muy sencillo, ¡ya lo veréis!! ¡Os va a encantar!!! Una morcilla vegetal facilísima de preparar y verdaderamente deliciosa, además no lleva de base seitán (gluten) ni ningún derivado de la soja (soja texturizada, tempeh, tofu, etc).

La podéis preparar con alga nori, en makis, y sorprenderéis gratamente a vuestros comensales con unas morcillitas impactantes y diferentes, o simplemente envolviéndolas en film transparente y permitiendo que tomen forma y textura durante algunas horas en frío. Pero ya llegaremos a eso…

Ingredientes (para unas 3 morcillas tipo Burgos y 3 rollos de maki)

  • Aprox. 250 gramos de judías negras
  • Aprox. 200 gramos de arroz
  • 10 piezas de tomate seco
  • 1 cucharadita de semillas de hinojo
  • 1 anís estrellado
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de cominos
  • 1 cucharadita de bolitas de pimienta negra (aprox. 10 unidades)
  • 1 cucharadita de romero
  • 1 cucharada de pimentón (dulce)
  • 1 cucharada de ajo en polvo (ajo seco)
  • 1/2 cucharadita de canela
  • Sal marina integral al gusto
  • Láminas de alga nori para makis (dependerá de qué cantidad queráis presentar en maki)
  • 1 chorrito de aceite de oliva vírgen

Como veréis, aquí lo importante son las judías negras para dar textura y color, y las especias, con ellas conseguiremos el sabor y la diferenciación.

Lo primero será, la noche anterior a preparar nuestras morcillas, dejar nuestras judías negras a remojo. Que duerman en agua al menos 12 horas con 1/2 cucharadita de bicarbonato, el bicarbonato nos ayudará a que se ablanden y se depuren.

Al día siguiente, escurrimos nuestras judías.

Y las ponemos a cocer con 1 cucharadita de semillas de hinojo, 1 anís estrellado y 2 hojas de laurel.

Estas especias harán que posteriormente podamos digerir mejor las judías y aportarán aromas deliciosos….

Deben estar cociendo como mínimo 1 hora, nuestra intención es que queden muy muy blanditas, mínimamente deshechas. También las podéis cocer en una olla rápida (olla a presión), en ese caso serán unos 20 minutos de cocción desde el momento en que la olla comience a expulsar vapor.

Mientras están nuestras judías cocinándose, hidratamos nuestros tomates secos, sencillamente sumergiéndolos en agua durante al menos 20 minutos y aprovechamos para preparar el arroz. Tomamos aproximadamente 200 gramos de arroz, unos 5 puñaditos. Con un chorrito de aceite de oliva en una cacerola al fuego, lo doramos durante un par de minutos e inmediatamente añadimos agua (mínimo el doble de agua que de arroz) y un punto de sal. Nos aseguramos que la potencia del fuego no sea muy alta y como máximo en 20 minutos tendremos preparado el arroz, en caso de ser arroz integral (mucho mejor) serán como mínimo unos 40 ó 45 minutos de cocción.

Una vez bien cocidas tanto las judías como el arroz, escurrimos bien, hemos de dejar escurriendo los ingredientes unos minutos antes de mezclar, nos interesa que no quede nada de agua.

Cuando esté todo bien escurrido, retiramos de las judías el anís estrellado y las hojas de laurel, y mezclamos en un “bowl” o cuenco grande.

Ahora ya sólo es cuestión de ir aplastando, removiendo y mezclando muy bien todo con una cuchara, no hará falta usar ninguna batidora o trituradora ni es recomendable.

Cuando ya tengamos una pasta, escurrimos los tomates secos, los cortamos en trocitos y los añadimos a nuestra mezcla.

Machacamos en un mortero los cominos y la pimienta negra

También lo añadimos y tras ello, el resto de especias; romero, pimentón, ajo en polvo, el toque de canela y la sal.

Hemos de mezclar muy bien, hasta conseguir una pasta consistente donde las especias estén repartidas. Probamos el punto de sabor, seguramente estará exquisito y luego con el reposo, ya veréis, aún más!!!

Un consejo, si la pasta os ha quedado un poco suelta, podéis agregar un par de cucharadas de pan rallado para hacerla más firme y aglutinada.

Es el momento de formar nuestros makis, el número dependerá de cuantos nos apetezcan comer o cuantas bocas tengamos a la mesa…

Una cosa imprescindible para preparar los makis es tener una esterilla de bambú

Sobre la esterilla de bambú ponemos una lámina de alga nori y sobre el alga nori, en el extremo inferior, rellenamos con una parte de nuestra pasta de morcilla.

Y empezamos a doblar y enrollar, ayudándonos con la esterilla, no debemos olvidar humedecer ligeramente el extremo superior para poder cerrar y sellar el rollo de maki.

Así prepararemos los rollos de maki que necesitemos para tomar en el momento. Después los cortamos en “rodajas” de un grosor de 4 ó 5 centímetros aproximadamente, un consejo, cortad con un cuchillo de sierra con rapidez y seguridad cada maki, de esta forma evitaremos roturas.

Luego calentamos un chorrito de aceite de oliva vírgen en una sartén y pasamos ligeramente los makis justo antes de servirlos, por ambos lados y también por los laterales, durante unos segundos para que el alga quede crujiente…

Mmmmmhhhhhhh!!!! Os van a encantar!!!!

Para el resto de nuestra mezcla, la podemos introducir en un film transparente, como os decía antes, enrollarla y formar varias morcillas tipo Burgos.

Las introducís en la nevera y en un par de horas estarán duritas y perfectas para cortar en rodajas, pasarlas por una sartén y tomar un “tentempié” diferente…

Si no las vais a comer en los próximos 3 días, las podéis congelar sin ningún problema. A la hora de descongelar es recomendable sacarlas un día antes y mantenerlas en nevera hasta el momento de su consumo.

Pues esto es todo por hoy compañeros, espero que os gusten estas morcillas vegetales, como veis no son nada complicadas y los ingredientes son todos de uso muy común. Ya me contaréis.

Un abrazo enorme, suerte y a cocinar!!!

V&V

8 pensamientos en “Morcilla vegetal en maki

  1. Ohhh, vaya pinta!!! Y está muy bien explicado todo. Yo no hecho de menos las morcillas y esas cosas pero siempre me he preguntado como las harían los demás.
    Un día de estos me animo y te cuento.
    Muchas gracias!!!
    Un abrazo!

    Me gusta

  2. Pingback: Cocido Madrileño (V) | El Perro Gamberro

  3. Pingback: Mi “perrito” gamberro | El Perro Gamberro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s